Reseña Netrunner, el juego de cartas

Y después de hablar del Eldrich Horror, hemos preparado una reseña del Netrunner, el juego de mesa de cartas no coleccionables. Anteriormente, se trataba de un juego de cartas coleccionables, pero Fantasy Flight Games ha decido esta vez hacer un remake del juego como un Living Card Game (no coleccionables vamos), al estilo del juego de cartas de Juego de Tronos.

Caja Netrunner
Este juego está ambientado en un mundo civerpunk lleno de androides y otras máquinas. Es un juego para dos jugadores y, aunque no se parece a Magic: The Gathering, fue diseñado por Richard Garfield.
En el juego, un jugador asume el rol de una poderosa corporación y otro el de un hacker que debe robar la información del primero para evitar sus planes. Así, cada jugador juega de manera diferente la partida: la corporación ha de defender su información y el hacker ha de instalar programas que le ayuden a entrar en los servidores del primero. No sólo dispondremos para esto de las barajas prediseñadas que vienen con el juego, sino que podremos personalizarlas y crear barajas completamente nuevas.
Las cartas poseen el formato standard de un juego de cartas y sus ilustraciones son muy buenas (se ve que se han dejado pasta en ilustradores). También se incluyen varias fichas que funcionan a modo de contador. Algo que se echa de menos es un tablero de juego en el que poder ir colocando las cartas a medida que se van jugando. En muchos juegos de cartas la posición de las mismas en la mesa no es relevante, pero en Netrunner cada tipo de carta tiene una posición específica, por tanto un tablero de juego sería muy útil, sobre todo para enseñar a nuevos jugadores el funcionamiento del juego. No es un juego al que se aprenda fácilmente a jugar. Es muy recomendable ver algún vídeo de youtube para más información sobre la mecánica y las reglas.

cartas Netrunner

Sobre la Corporación y el Runner

La Corporación tiene toda la información en el juego. Sólo el jugador que la representa sabe lo que hay en las cartas situadas boca abajo, servidores. Puede instalar una agenda en esos servidores o colocar una trampa para el Runner y defenderlas de diferentes maneras. Es una buena posición para quien le guste tener el control en una partida.

El Runner es muy diferente. Empieza sin hardware ni programas y, por tanto, lleva un tiempo encontrar las herramientas adecuadas para tener todo instalado. Mientras el Runner se prepara, la Corporación está construyendo sus sistemas de defensa. Si el Runner se lanza demasiado pronto, puede caer fácilmente fulminado por las defensas de la Corporación. Por otro lado, si tarda mucho es posible que la Corporación ya haya conseguido puntuar muchas agendas. Este jugador suele tener que correr riesgos para poder ganar, ya que se enfrenta a cartas boca abajo que no sabe lo que son, sin saber de esa manera si está preparado para lo que se oculta en dichos servidores.


cartas Netrunner

Valoración

El balance del juego es increíble, ambos tipos de jugadores tienen suficientes recursos para completar sus objetivos. El diseño de las cartas es muy bueno y nos sumerge en esa estética cyberpunk que tanto éxito tuvo en la  Gen Con. Exiten muchos tipos diferentes de cartas, de modo que siempre podemos estar construyendo barajas nuevas, con sus correspondientes estrategias. Los turnos son rápidos y la estrategia muy profunda.

Además, no es necesario comprar sobres a la usanza Magic para ver si te tocan las cartas que necesitas. Al ser un LCG tendremos todas las cartas que necesitamos en los packs de expansión, resultando en un juego de cartas bastante económico.


Rejugabilidad
 
Componentes
Fácil de aprender
Relación calidad-precio


0 Comment "Reseña Netrunner, el juego de cartas"

Publicar un comentario

Venga, ¿nos dejas un comentario? ¿tú qué opinas?

-->