La Guerra del Anillo: primeras impresiones

David: En nuestra anterior reseña sobre el Agrícola os dejamos una pista sobre la siguiente, esta misma. Y efectivamente, aquellos que léisteis aquella reseña y pensásteis en El Señor de los Anillos, habéis acertado. Como también hemos acertado adquiriendo la Guerra del Anillo, y ahora veréis porqué.

Chewie: Pocas cosas hay que me pongan los pelazos más estirados que la épica de Tolkien (y tengo mucho pelo). Lamentablemente se han hecho juegos de mesa muy mediocres en lo que respecta a esta maravillosa obra, creo que por el tirón comercial que tuvieron las películas a principios de este siglo, en donde se sacaron al mercado productos infames pero que la gente consumía porque, eh!, esto es occidente. A pesar de ello, Ares Games decidió hacer un juego forjado en las mismas fraguas del monte del destino, que no dejará indiferente a nadie.



David: La Guerra del Anillo es un juego de mesa para dos jugadores, con modos de juego para tres o cuatro también. En él, un bando controla las naciones de los pueblos libres (Gondor, Rohan, los Elfos, los Enanos y los Hombres del Norte -los dúnedain vamos), y la otra las fuerzas de la oscuridad (Mordor, Isengard y los Hombres del Este y del Sur- Rhûn y Harad), ambas representadas por territorios, baluartes, ciudades y tropas desplegadas en un tablero excepcional que representa la Tierra Media. Es un juego asimétrico, es decir, que las sensaciones experimentadas son distintas en función de qué bando juguemos. Los objetivos son distintos dependiendo de en qué lado estemos. Así, los Pueblo Libres han de intentar destruir el Anillo en el Monte del Destino o bien conquistar puntos en plazas de la Sombra. Por otro lado, Sauron y sus amigos han de corromper a Frodo para que les entregue el anillo o conquistar puntos en ciudades o baluartes de los Pueblos Libres. 

Para ello, cada bando cuenta con miniaturas que representan tropas regulares, élites y líderes de cada una de las ocho facciones, así como personajes especiales que también cuentan con sus miniaturas y reglas especiales. Nota; el manual es horrendo, mejor si aprendéis a jugar con un vídeo de youtube...

Chewie: El juego se desarrolla a través de fases en las que cada bando lanza unos dados que van a determinar que tipo de acciones pueden realizar; reclutar tropas, atacar, mover personajes, líderes o ejércitos, jugar cartas de evento, etc. Las estrategias son muy variadas y cada partida puede ser muy diferente a la anterior. Además, las batallas son muy dinámicas pues en cada ronda de batalla se puede jugar una carta de evento. Estas cartas tienen dos partes, una que tiene efecto en el momento de jugarla como carta de evento en el transcurso de la partida, y la parte inferior que solamente se puede utilizar en una batalla. Por ejemplo, una carta de evento permite despertar a los Ents, otras obtener objetos especiales para la compañía, etc.



Además, de reclutar, mover y atacar con ejércitos de las diferentes facciones de la Tierra Media, en la Guerra del Anillo tomamos el control de diversos personajes. En el caso de los Pueblos Libres, de la Comunidad del Anillo, la cual además podemos separar a nuestro antojo (en una partida decidí que Trancos no saliese siquiera de Rivendel, sino que fues a liderar a los dúnedain del Norte en una guerra contra el reino de Angmar). Los personajes tienen distintas habilidades dentro de la Comunidad y también fuera de ella. Puede ir en solitario, proporcionar liderazgo y fuerza a los ejércitos, y permitirnos jugar cartas de evento especificas. La Sombra también posee sus personajes, como Saruman, el Rey Brujo o la Boca de Sauron, además de los Nazgul que funcionan como líderes.

David: Estamos encantados ante lo que es , a nuestro juicio, el mejor juego de mesa para dos jugadores en el que uno se enfrenta al otro. Mejor juego de mesa de estrategia, posiblemente. Y, por supuesto, para los fans de El Señor de los Anillos, algo que se debe poseer y guardar a buen recaudo. Es un juego complejo y no es fácil de aprender al principio, siendo las posibilidades muchísimas. Vamos, que no te cansas ni aunque hayas jugado mil partidas. Realmente causa la sensación de estar en plena guerra del anillo, controlando el destino de los pueblos de la Tierra Media en su lucha contra Sauron. Los componentes son tremendos, un tablero de muy buena calidad, miniaturas aceptables (teniendo en cuenta que son cientos, no se puede pedir calidad GW), y cartas ilustradas por el mismísimo John Howe :).

La segunda edición de la Guerra del Anillo es la que recomendamos, la más reciente y que incluye actualizaciones con respecto a la primera. Además, se encuentra disponible la expansión "Los Señores de la Tierra Media", una promo "Barbol", y la segunda expansión "Guerreros de la Tierra Media", de las que seguramente hablemos en una reseña más profunda del juego.

Si te gusta el Señor de los Anillos y los juegos de mesa, este es el único juego que vamos a recomendar y que, además de ser fiel a la temática y estar muy pero que muy bien hecho, es uno de los mejores juegos de mesa que uno puede encontrar.

0 Comment "La Guerra del Anillo: primeras impresiones"

Publicar un comentario

Venga, ¿nos dejas un comentario? ¿tú qué opinas?

-->